Archivo de la etiqueta: siguiendo la luna

89. Not a Second Time

Se va el domingo. Y después, 84 largos, solitarios y melancólicos días. Así que le pedí que por favor no hiciera nada el viernes anterior. Nada de despedidas con amigas que involucran Karaoke, nada de clases de baile, nada de nada. Logré hacer coincidir que mis padres se van a no sé dónde por el fin de semana, y que mi hermana volvió con su ex novio (lo que quiere decir que no estará en casa). Asi que bueno, es una buena noche para las despedidas.

Preparé una cena semi romántica (uno hace lo que puede), vimos una peli tirados al lado de la estufa a leña, y pasamos la noche juntos. Me levanté bastante antes que ella -ni digamos que tiene como una especial capacidad para dormir- y después de mirarla un rato, me fui a hacer el desayuno. Hacía mucho tiempo que no desayunaba en la cama (de hecho, hacía mucho tiempo que no desayunaba) y debo decir que fue fantástico. Oks, la parte que tiramos el café ya no fue tan fantástica, pero todo no se puede. Una de cal, una de arena.

Cerca del mediodía la llevé hasta su casa. La última vez en… bueno, quién sabe en cuánto, ¿verdad?. Pero antes de que se fuera caminando por el maldito corredor por el que siempre se va (y después de miles de discursos de despedidas, y besos y basta), le di un sobre. Hacía ya tiempo que había empezado a escribirlo, inclusive quizás mentalmente. Seguramente desde el momento en que la besé por primera vez, que sabía que era algo exclusivamente temporal. Porque se iba de viaje, y después… solo el destino lo sabrá.

Le pedí que no lo abriera ahora, que lo leyera después. Todos sabemos que no lo va a hacer igual. Yo no lo haría. Y nos despedimos por última vez.