Archivo de la etiqueta: los autos no solo se inventaron para llevar gente

85. Oh! Darling

Me miró con esa sonrisa fantástica que tiene siempre, y se puso a hablar de que ella no sabía muy bien qué le pasaba, que siempre la pasaba genial cuando salía conmigo, pero que… la dejé de escuchar. Hacía un rato que estabamos estacionados en la puerta de su casa, hablando de cualquier cosa, y no se había querido bajar. Pero después de todo lo que le dije, ni siquiera me besó. Por dios, no puede ser todo tan complicado. Así que sin tener muy claro qué es lo que me estaba diciendo, la besé.

Y fue el mejor domingo que alguna vez tuve en mucho tiempo. Hasta las 6 de la mañana que me tuve que ir a devolver el auto a sus respectivos dueños.

Anuncios