80. I Call Your Name

Juro que lo intenté, eh? Juro que sí, que hice pila de fuerza. De hecho, unos días antes de irme a Brasil ella se había quedado sin minutos en el celular, así que como que el intercambio de sms se limitó a cero prácticamente; y me juré a mi mismo no hacerlo. El sábado antes de irme le mandé un mail, diciéndole tres bobadas como no podía ser de otra forma. Y más nada.

Hasta el miércoles. Solo en la playa, sentado en una roca, con los pies en el agua de Floripa, con el sol ahí… no pude y le mandé un mensaje. Qué importa el maldito roaming internacional, ni que a una semana de que arranque Abril ya tengo menos de la mitad del saldo, ni que me cobren las respuestas, ni que solo salimos dos veces, ni nada, ni que después haya ido a clavarme mil horas en el ciber para ver la respuesta de su mail, ni nada de nada.

No puedo ni cumplir mis propias promesas, estoy en la hoja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s