77. Maggie Mae

Tengo una memoria extraña, interesante, selectiva. Se encarga de solamente recordar las cosas más intrascendentes del mundo. Puedo acordarme perfectamente un color de ojos, cuánto calza fulano, o qué disco le robaron del auto a mi madre un día de calor. Entre todas esas cosas inútiles, me acuerdo de una publicidad de Magnum que terminaba diciendo “la vida es una cuestión de prioridades”. Pero no, la vida es una cuestión de perspectivas.

Todo empezó hace como tres días. Marga es una amiga de hace años, que si bien ya no nos vemos demasiado, siempre más o menos nos mantenemos en contacto. Hace aproximadamente 9 meses descubrió que estaba embarazada, y fue una noticia esperanzadora. Fundamentalmente porque hacía unos meses antes había fallecido si padre, entonces servía (si se puede decir así) como pretexto para mantener la esperanza y la familia unida.Y de verdad funcionó así.

Desde hace meses que Marga me repite para cuándo es que tiene fecha. Pero yo me sigo olvidando, no hay caso. Por eso mismo, todos los meses le preguntaba. Hasta hace tres días. Vaya a saber por qué razón me acordé, y le mandé un mensajecito preguntándole por su panza y por cómo venía la cosa. Nada del otro mundo, seguramente como recordatorio para mí de que en algún momento de las semanas venideras debía ser madre y yo no me lo podía perder.

Sin embargo la respuesta me descolocó. Me dijo algo como “mal Pabli, me hicieron cesárea ayer, y él está en el cti”. No lograba entender demasiado, y llegué a pensar que se había equivocado. ¿Cómo puede estar en el cti si estaba todo bien?, ¿de qué cesárea me habla si faltaban como 15 días? La llamé, hablamos, me contó que algo había salido mal, que ella también estaba internada, le recordé que mi madre es pediatra y después de cortar, la llamé a ella para ver si podía mover algunos hilos en el hospital y que la atendieran mejor. O qué sé yo. No sé muy bien cómo actuar ante esas cosas.

Hoy de mañana volví a llamarla a Marga, para saber si había novedades. Apenas me podía hablar, y llorando totalmente desconsolada me soltó “se me acaba de ir Pabli, se me acaba de ir”. Y me cortó.

Y después vengo yo, y quiero contar que me pasa esto, que me pasa lo otro… y sinceramente me siento un pelotudo. Fundamentalmente porque la vida es una cuestión de perspectivas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s