47. Everybody’s Trying to be My Baby

Macarena es de esas personas que no podés no querer. Es tan inocente que no quererla se hace dificilísimo, y como en general soy medio vago, ni lo intenté. Así que desde 3ero. de liceo nos llevamos bárbaro, aunque a veces con diferentes tipos de distancia. Como por mayo un día me llamó que se iba de viaje y que quería preguntarme unas cosas, así que por supuesto que acepté y nos fuimos a almorzar por algún lado. Me contó que su psicólogo la había animado a finalmente viajar sola, que había arreglado con el liceo (sí, porque Maca es profesora, como no podía ser de otra forma) para conservar su trabajo el año que viene, y que en unos días se largaba a recorrer Argentina y Bolivia, para después cruzar finalmente el charco y visitar todo lo que pudiera de Europa. Y entonces la ayudé con todo lo que pude, con mapas, con las tarjetas del metro, con una lista de lugares a los que no podía faltar, a los que podía faltar, y a los que yo no había ni llegado a ir.

Finalmente casi 6 meses después volvió a Uruguay, así que para no perder la costumbre de cerrar círculos, la invité a almorzar por algún lado de Montevideo. El calor acompaña mucho más, y a mí me hace salir bien cada tanto de mi casa para pensar que, efectivamente, no soy un huraño. Y hablamos de un montón de cosas,  de los viajes, de lo bien que hacen, de lo mal que hacen, de lo que se ríen los europeos con nuestros sueldos, de lo magníficos que son los italianos, de lo cosmopolita que son algunas ciudades como Roma, Barcelona o Londres (a pesar de que, mientras decíamos esto, al lado nuestro habían unos americanos comiendo con unas españolas). De lo lindo que es Madrid, de los casamientos por el pasaporte comunitario (nota mental: empezar a evaluar la opción)…

Hablamos por horas, literalmente. Al punto de que el restaurant (creo que está sobrevalorada esa palabra… más bien es un “lugar para comer”) empezó a cerrar, a entrar las mesas, a dejar todo limpio para el próximo horario. Qué más da. Con Maca no tenemos la misma situación, aunque subjetivamente estamos los dos medios destruídos: después de viajes maravillosos damos como un paso atrás para vivir con nuestros padres (yo no tengo un peso, ella le debe algo de dinero a conocidos que ayudaron a solventar su viajecito), y vemos con un poco de miedo lo que queda por venir. Ninguno de los dos es plenamente optimista sobre el tema.

Le pregunté si el viaje finalmente había servido (todos los viajes tienen un propósito… e irte 6 meses por el mundo tiene que tener uno realmente importante);  y me aseguró que sí.

– ¿Y vos?, ¿cómo estás?
– Pues en realidad bien… me gustaría estabilizarme, avanzar. Me he autoimpuesto el año que viene como meta, o resuelvo mi vida y salgo de nuevo de la casa de mis padres, o no resuelvo nada y me voy a vivir la vida a Europa.
– Ufff… ¡ni me lo digas! ¡Además éste es el momento!, porque después vas a conocer a la chica que te de vuelta y vas a dejar todo por el camino… te conozco.
– Bueno sí… pero es justificado, ¿verdad?
– Puede ser… ¿pero estás bien?, digo… estando solo, o querés estar con alguien
– Maca, vos me conocés… yo soy un tipo “parejístico”.

Y entonces le cambió la cara

– ¡Genial! Porque tengo alguien para presentarte
– Jajajaja… no Maca, no. Eso no funciona. Después no sale bien y siempre queda algo mal con los amigos, con vos
– No, no… pero ella es divina
– Oks… ¿cómo se llama?
– Errr… Mercedes. No, no pongas esa cara… sé que tiene un nombre medio extraño para tus taras, pero todo el mundo le dice Meche y eso es re lindo
– Jajaja… bueno, puede ser sí. ¿Y cómo es?
– Es divina, vive cerca de casa, es salvavidas y profesora de natación. Pero ojo… yo le dije que vos eras quizás demasiado para ella. Para que no se agrande tampoco. Las mujeres somos todas medias perras, así que viene bien bajarle un poquito los humos

Se viene el verano, y empezó la temporada de “tengo alguien para presentarte”. Están todos avisados.

Anuncios

10 Respuestas a “47. Everybody’s Trying to be My Baby

  1. salvavidas??!
    será amiga de Mitch?

  2. Huye? de huir?… tanto?

    dorothy, se me vienen a la mente algunas salvavidas amigas de Mitch que no estaban nada mal tampoco.

  3. Meche se me hace una veterana de carrasco que toma el té con Tere y Su en la confitería.

    Pero si algo enseña la vida es que las taras son obsesiones que no tienen nada que ver con nada.

    Las mujeres somos todas medias perras?

  4. tangie… estamos ya bajo los efectos del duro invierno? qué está pasando!?

  5. jjaja , mercedes!
    y bueno , quién te dice?
    igual , yo también la vuelo con los nombres , hasta a veces le pongo nombre a desconocidos según como lucen.
    pero bueno , a ver que onda meche! (jjaja)
    y maca ya te la preparó , le bajó los humitos , genia maca!
    y que suerte que te haya empezado así la temporada , generalmente , yo en verano estoy sola , es más no recuerdo un verano acompañada (y bien) , vamos a ver que pasa en este .

    beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s