32. Ticket to Ride

Prendió el segundo cigarro y nos quedamos mirando la ventana donde apenas se veían las palmeras de la plaza.

– Siempre tuve una suerte extraña con los accidentes, ¿sabías? Cuando era chico, ponele que 9 años, tuvimos con mi madre un accidente medio salado. Sé que llovía, pero no sé bien qué pasó. Solo sé que nos terminando dando contra un árbol y que, entre otras cosas, el radiador del auto se hizo polvo, y entonces empezó a salir vapor por todos lados. La gente  se pensó que el auto se prendía fuego, entonces nos sacaron medio que a los empujones. Y acá viene la parte divertida: todo fue horrible. Los asientos de los autos tienen unos resortes lindísimos, y yo, que venía atrás, descubrí que esos resortes se encastran facilísimo en las rodillas de los niños. Segundos después del choque me vi la rodilla sangrando, manchando toda la túnica, la media y mi champión. Después me enteré que quizás no hubiera sido tan grave, pero que como la gente nos sacó medio violentamente del auto, el resorte que tenía incrustado en la rodilla me terminó cortando todo lo que encontró. Mientras sacaban a mí madre del auto me dejaron en la vereda, sangrando y mojado por la lluvia. Ahí recién me empezó a doler mucho, muchísimo. Y durante años no encontré nada que doliera igual.

– Los autos son peligrosos, yo por eso camino

– El tema es que como no encontraba ningún dolor similar, todo me parecía una taradez. Me mordieron perros, me caí de la bici mil veces, y una vez me agarré como un salvaje a los golpes con Rodrigo, un compañero de la escuela. El día que murió mi abuela no pude llorar. No sé por qué. Y me sentí terriblemente mal. En el funeral mi prima le dedicó un poema, y ni siquiera ahí pude. Me acuerdo que empecé a contar los días que no lloraba, y eran muchos. Seguía como con un duelo interno impresionante, pero jamás lloré. Hasta que varios meses después, mirando la película Phenomenon con Travolta, me largué a llorar como un condenado. Está bien, el tipo se muere pero no daba para tanto… ta, te conté el final, mal yo. El punto es que el otro día vi Milk y me largué a llorar mal… estoy hecho un puto, ¡esto ya no puede ser!

– En estos momentos te odio por tener cable. Desempleado y con cable. Si fueras argentino, seguro que votabas a Menem.

http://www.goear.com/files/sst/dc482b768c53664ef00d75ec06b35bf0.mp3″
Blogalaxia Tags:
Anuncios

10 Respuestas a “32. Ticket to Ride

  1. quién es majo?
    qué es champión?

    • a) una amiga de la facultad… con la que después de mucho tiempo nos volvimos a encontrar.
      b) jajajaja… championes, creo que son “sus” zapatillas, no?

  2. sí, los championes son las zapatillas.
    aguante, loco!

    paaaaaaa!!! Fenómeno!! qué película.
    Era media chica cuando la dieron por primera vez en el cable y la vi mil millones de veces. Me encantaba. Y la actriz rara esa no sé por qué me gustaba mucho. Y travolta transmitía tanta paz…
    una linda peli. pero no soy de llorar con las pelis, así que no sé. ponele que me quedo impasible con titanic o con (acá eve me mata) eterno resplandor…
    yo qué sé.lo que sí… me agarré una angustia increíble cuando vi Río místico (no era que lloraba, me entró una profunda angustia, mal) y lloré muuuuuucho (debe ser con la única que posta lloré, además porque estaba sola) con Mar adentro. qué lo parió.

    ah, y una vez medio que me agarró el bajón al ver como por segunda vez El descanso. porque estaba deprimida y todos eran tan perfectos y felices. laputaquelosparió en hollywood.

  3. Yo con la única peli que lloré mal y siempre que la veo me pasa lo mismo es con The Wall… yo creo que esa peli aplica a todos los individuos de este mundo, seas una estrella de rock o no.
    Y si no te sentís identificado en al menos UN aspecto tenés un problema.

    A mi me pasa lo mismo con eso de llorar, me cuesta horrores, supongo que, tristemente, ya estoy acostumbreda a los golpes que da la vida.

    Abrazo.

    Te quiero primo.

  4. P.D: ¿Por qué yo no tenía ni idea de ese accidente?

  5. es que Oh., fenomeno es buenísima! Es simple, preciosa… y además tengo un amigo que es igualito (pero igualito!) al negro que ahora no me acuerdo el nombre. Para mí se llama Mauricio y es profesor de historia.

  6. Tang… pasa que hay películas que están hechas para eso. Malditos sean los directores! Me pasó también con Los Amantes del Círculo Polar… no importa qué seas, esas cosas te mueven.

    Yo era chico en el accidente, 6to de escuela? Vos eras una niña más niña que ahora!

  7. Yo odio llorar, me siento vulnerable pero el otro día me dieron una noticia con la que no pude evitar derramar miles de lagrimas, me asombré de mi misma, debo estar sensible

  8. el pibe está llorando atrasado, por todo lo que no lloró.
    dejalo.

  9. es que llorar atrasado tiene la contra de que a veces no se sabe ni por qué es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s