30. The Long And Winding Road

Como todos los domingos, a eso de las 7 de la tarde, mi madre me pidió (como si, por otro lado, pudiera alguna vez decir que no) a ver si llevaba a mi abuela a su casa. Se había terminado la jornada familiar y, aunque estaba algo cansado, acepté: manejar siempre me gustó y, además, me permite pensar en voz alta (cuando vuelvo solo) sin que nadie me mire pensando seriamente en una internación hospitalaria.

Íbamos dando vueltas por la ciudad cuando mi abuela preguntó por mí, por cómo estaba, por si contaba algo nuevo.  ¿Incluye eso entrevistas frustradas de trabajo o noches que les faltan pedazos por culpa de las bebidas espirituosas?

– No, por ahora todo tranquilo
– ¿Y has hablado con Lorena?
– No abuela, no he hablado con Lorena…
– Bueno, pero tenés que hacer algo. ¿Qué edad tenés ya?, ¿28?
– 27 abuela, 27
– Qué vas a tener 27… mirá que los 30 están ahí nomás, y después te vas a quedar soltero para toda la vida

¿Perdón?, ¿pero qué le está pasando al mundo? La miré con ganas de decirle “por favor, te bajás y no sé cómo vas a hacer, pero vas a llevar a tu cuerpito (que en ese momento dejó de ser mi abuela) arrastrándose hasta tu casa y, si podés, quebrate por tercera vez la cadera”. Pero justo antes de frenar y decirle todo eso, respiré hondo y sonreí.

Así que seguí manejando, le subí el volumen a la radio para escuchar un poco mejor el disco, y me prometí mentalmente dedicarle el brindis de casamiento a mi abuela. Sin dudas.
http://www.goear.com/files/sst/95b8c102136840417dba1a7255c43012.mp3″

Blogalaxia Tags:
Anuncios

6 Respuestas a “30. The Long And Winding Road

  1. 1) yo siempre hablo sola, y no me avergüenzo de decirlo

    2) Me amargó pensar que mi época de decir “27, tengo 27” se me está por terminar…

    3) La mejor respuesta a aseveraciones de ese tipo es siempre una sonrisa. Si te enojás quiere decir que les das la razón.
    A menos, claro, que les des la razón … es así?

  2. No, no necesariamente le doy la razón. No creo que sepa todo lo que pasó con Lorena (y juro que cada domingo más o menos la historia del “¿y Lorena cómo anda?” se repite); pero siempre tuve de chico una especie de miedo a la soledad.

    Y cada tanto vuelve.

  3. uf!
    esos comentarios me rompen soberanamente mis inexistentes bolas! mal ! cada reunión familiar están ahí , a la espera de una cara de orto , de un callate , no preguntes , matate! “y cuándo vas a traer a tu novio?” “vos tenes novio?” “nunca traes a nadie” aaaaaaaaaa shut up! give a fucking break ! y yo no puedo reaccionar como vos , cada vez que tomé aire para callarme dije algo peor.

    beso!

  4. jajajaja
    no sé por qué últimamente he tenido muchas conversaciones con gente distinta acerca de lo mismo.

    va anécdota infinitas veces contada, en especial apra uds:
    casamiento de una amiga(como si fuera hermana) con un primo segundo.
    mi tía (madre del novio) en el momento de la torta, me dice: y vos para cuándo?
    (la miro con cara de orto)
    tía: yo a tu edad (19 en ese entonces) ya estaba casada.
    yo: y bueno, jodete, no es mi culpa.
    tía: ah, pero bueno, ahora tienen que empezar a casarse uds.
    yo: por qué no mirás al pelotudo de tu otro hijo que hace 8 años que está (no dije con la yegua de la novia proque era mucho) o a tu hija (un año mayor que yo) y me dejás de joder?

    la próxima vez le voy a decir: no, tía, novia, es que soy gay.

    (comprenden que a mí también me sacan esas intervenciones innecesarias e idiotas?)

  5. A mi me dolió una que me dijeron hace poquito: Yo a tu edad estaba todavía en la universidad. Ouch!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s