19. I Should Have Known Better

Cuando era chico mi padre, antes de irnos a dormir, nos contaba historias. No nos leía cuentos, porque éramos lo suficientemente grandes como para leerlos nosotros, sino que nos contaba historias. Casi todas inventadas. Inclusive muchas veces comenzaban de la misma manera, pero terminaban invariablemente diferentes. Quizás es por eso que me encantan las historias, los cuentos, los hechos contados; y seguramente es por eso que también me fascina el cine, las películas. Y no necesariamente las buenas películas (que también, claro), sino practicamente cualquiera. Tengo esa capacidad innata para, inclusive agarrando ya empezada la misma, colgarme a ver cualquier tipo de película.

Por eso no es de extrañar que la primera salida con Luciana fuera al cine. Hacía mucho tiempo que no iba a una sala (convengamos que ir solo al cine es medio patético), y hoy ya no me puedo acordar qué es lo que fuimos a ver; fundamentalmente porque en el medio de la misma Luciana se puso a hablar. Quizás sí estoy para un tratamiento psiquiátrico, pero me molesta cuando me hablan en el cine: yo voy a otra cosa.

– ¡Ay no! ¡los van a matar a todos Pablo!
– … ¿?
– ¡Yo sabía que ese era el asesino! ¡Qué hijo de puta!
– … Sí
– ¿Vos quién pensabas que era?

Ok, quizás me estoy poniendo demasiado quisquilloso y debería empezar a permear un poco más porque, al fin y al cabo no estoy en una posición como para ponerme a elegir, ¿no? Pero me mató la charla, y me desconecté.
http://www.goear.com/files/sst2/87373c0b7654dfd4aa02ed11f6c39f42.mp3″

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s