14. We Can Work It Out

Después de cortar todos los servicios a mí nombre (menos la luz), simplemente me quedaban retirar mis cosas de la casa de Lorena; pero como tenía que también ordenarlas en el nuevo espacio que iba adquiriendo, debía ser ordenada la cosa. Así que agarré el auto y fui a buscar mis cajitas verdes. Platos, juegos de té de mis abuelos, libros, portaretratos, libros, decoraciones varias, cds, herramientas, y más libros. Todo eso quedó en un cuarto en el fondo de la casa de mis padres. Si fuera psicólogo, seguro lo podría analizar mejor, pero yo creo que lo hice conscientemente: quiero irme rápido de acá, y el hecho de sacar las cosas de las cajas implica un plan a largo tiempo en el mismo lugar.

Al otro día me llevé las cosas más grandes: la computadora, el equipo de audio, el micrrondas, un mueble (donde estaban todos mis libros) la garrafa de la cocina y los dos televisores. Rompí un par de lamparitas creo que solo por hacer algo de maldad, devolví las llaves, y me senté a observar mi pequeña batalla ganada. Me sentía, no sé… realizado. Más cuando por la noche sonó mi celular.

– No puedo creer que te llevaras la computadora!
– Me pareció lo más normal Lorena… la pagó mi padre, ¿no?
– No sé, pero era una cosa de los dos.

En determinado momento varios asumieron (quizás por algunos comentarios míos) que me dedicaría a vender todo lo que realmente valía la pena vender para, posteriormente, irme a otro lado. Nueva Zelanda, Escocia, Inglaterra, África del Sur… cualquier lugar parecería ser el indicado. Cualquiera menos acá parecería ser la opción.

– Asumo que la vas a vender como el resto de las cosas. Espero que me des la mitad, como corresponde.
– Yo asumo que te olvidaste de tomar las pastillas una vez más. No sé si la voy a vender o qué, pero de cualquier forma no pienso darte nada Lorena.
– ¿Lo qué?
– A no ser que empecemos a considerar como cosas mías la heladera, el lavarropas, y la cocina; todas cosas que nos regaló tu madre cuando nos mudamos y que, entonces, espero la mitad de ese dinero también.
– Andate a la mierda Pablo
– Lo estoy intentando

Ahh… el hecho de pelear un rato, y salir victorioso -cosa que no pasaba demasiado seguido antes- me hizo crecer un poco el ego y la autoestima. Casi casi que estaba pronto para enfrentar todos los desafíos. Pero eso mañana, hoy ya era demasiado tarde para empezar nada. Así que una peli y al sobre.
http://www.goear.com/files/sst2/fbfeebc7a190e98324e6197475c2d140.mp3″

Anuncios

2 Respuestas a “14. We Can Work It Out

  1. OH sí, es jodida la repartición de bienes :S
    gracias por la sugerencia del tema ;D

  2. Ahh… es jodida, pero tiene sus momentos de no sé, satisfacción (“ah, te llevaste ese libro?”)… es bueno, una especie de duelo real del alma, eh?

    Y sobre temas hay un montón!… una excelente pelí lo decía: “la música es el soundtrack de tu vida”… algo así

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s