11. I’ll Be Back

Nunca tuve tan pocas ganas de volver a mi país (no podría decir a mí casa por obvias razones) como hoy. Era real que se me habían terminado los billetes, así que era hora de volver. ¿A dónde? No quedaba muy claro. Así que armé nuevamente las valijas y marché para el aeropuerto. Pasé el primer control de aduanas y ahí me di cuenta que ya no había vuelta atrás. Es real que por más que uno se vaya lejos, los problemas siguen estando cuando volvés. Y vaya si tenía tiempo para pensar en ellos, porque mi vuelta ni siquiera había empezado: tenía primero que llegar al aeropuerto internacional, y ahí hacer una linda espera.

Hollywood nos está haciendo mal. Nos está haciendo creer que la vida real debe ser como las películas, que todo se va a arreglar, que alguien va a llegar corriendo por la manga gritando que no te vayas o cosas similares. O que va a haber algún tipo de señal que te va a decir exactamente para dónde hay que ir. Solo una clase de imbécil puede creer firmemente en esas cosas. Y yo soy esa clase de imbécil. Porque mientras estaba haciendo tiempo para llegar definitivamente al aeropuerto de Madrid, me dispuse a gastar mis últimos euros en las tiendas: unas remeras, algunas porquerías, bebidas varias…. y lo ví. Cuando me venía me quería traer algún libro para leer en las cientos de horas del viaje, y no encontré lo que buscaba. Quería uno de Fontanarrosa, y no había caso. Sin embargo ahí, a más de 15.000 km de mi destino encontré lo que quería. No, no era un libro del negro. Pero era igual de efectivo.

Randy Pausch fue un profesor de la Universidad de Carnegie Mellon en el área de realidad virtual. Aunque en realidad se hizo mundialmente famoso/conocido por una conferencia que dictó, en la cual (además de explicar que tenía cáncer y que se estaba muriendo) se dedicaba a explicar cómo había logrado los sueños de su niñez. Yo había visto el video hace tiempo ya online y me había gustado mucho, pero ahora encontraba su libro (que era una continuación de la conferencia). Obviamente, como no podía ser de otra forma, lo compré. Y lo entendí como una señal: hay que superar las dificultades y bla bla bla.

Iba contento, derechito a leerlo cuando llegando a la puerta de embarque me encontré a un grupo de quinceañeras que volvían de su viaje. Gritando, con banderas, matracas… eran las 3 de la mañana y obviamente había demasiada energía en esa puerta. Como no podía ser de otra forma, mi asiento quedó entre dos de esas niñas. Así que la lectura quedó para otro momento.

Y las dificultades también. Aunque estuvieran por llegar.
http://www.goear.com/files/sst2/6f26ffe19ec7617141dd23e32d88af09.mp3″

Anuncios

3 Respuestas a “11. I’ll Be Back

  1. Si te hace sentir mejor, yo también soy de esa clase de imbécil 😉

  2. Pues… todos unidos venceremos entonces! 😉

  3. Pingback: 11-Ill-Be-Back : Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s