10. Carry That Weight

Esa noche sí hacía frio, y antes de tomarme el ferry decidí comprarme una campera como la gente. O por lo menos un poco mejor de la que tenía yo. Estaba terminando de pagar la nueva ropa cuando me sonó el celular: deconocido. Solo se podia tratar de dos cosas. O era nuevamente la gente de Telefónica avisandome que había vuelto a cruzar la frontera y que me iban a cobrar algunos euros más, o era alguien de otro pais. Ninguna de las dos opciones era algo que me entusiasmara demasiado. De cualquier forma atendí. Una lástima, no era la gente de Telefónica.

– ¡Hola Pablo!
– … ¿¡Lorena!?
– ¿Cómo estás?, ¿dónde estás?, ¿cómo estás pasando?
– Bien, bien… ¿pasó algo?
– No, quería hablar contigo… saber cómo estabas y eso

La conversación se me hacía totalmente estrafalaria. Yo estaba a miles de km de mí no casa y Lorena era una de las últimas personas con las que quería hablar. De hecho recordaba haber eliminado cuidadosamente su dirección de mail de los remitentes a los que les mandé mi nuevo teléfono. Sin embargo ahí estaba, llamándome.

– Quería saber en qué andabas, porque no me mandaste ni un mísero mail. Y ni siquiera parece que te interesen mis comentarios en tus fotos de facebook
– Lore… me parece que no nos entendemos. Gracias por el llamado, pero me parece que ahora no es el mejor momento. Es decir… hice flor de viaje para dejar de verte, no es justo que me llames.
– Perdón… pensé que todavía éramos amigos
– No sé, no creo…

Y en ese mismo momento se largó a llorar y cortó. Es difícil creer que mi magnifica carta de despedida pudiera tener tamaña reacción. Pero, ¿no era eso lo que yo quería? De cualquier forma busqué un asiento en el ferry y desde mi laptop me puse a escribirle un mail a una de las mejores amigas de Lorena, pidiéndole que la llamara, que hablara con ella, porque obviamente no estaba bien. Es que en el fondo todavía me preocupaba un p0co ella, y no lo podía evitar.

Anuncios

2 Respuestas a “10. Carry That Weight

  1. creo que debo repetir el comentario del post anterior.

    consejo: apaga el celular.

  2. Pero dorothy… uno gasta miles de dólares al año en tener ese aparatejo para que lo llamen. Igual lo tendré en cuenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s